Suspensión de causales de disolución por emergencia económica

En Concepto 220-006463 del 3 de febrero de 2021, la Superintendencia de Sociedades consideró que el numeral 3 del artículo 15 del Decreto 560 del 2020, proferido en el marco del estado de emergencia económica, social y ecológica, suspendió a partir de su expedición y por un periodo de 24 meses, la configuración de la causal de disolución por pérdidas prevista para las sociedades anónimas y para las sociedades por acciones simplificadas.
 
En consecuencia, la suspensión de esta causal,y el término de 18 meses para enervarla se cuenta a partir del 15 de abril del 2020 y va hasta el 16 de abril del 2022, de manera que no se podría alegar como causal para disolver y liquidar la sociedad.
 
No obstante, eso no significa que mientras se encuentra vigente dicha suspensión los administradores no tengan el deber de informarles a los órganos de dirección sobre la existencia de pérdidas y de tomar las medidas del caso, tendientes a superar la crisis financiera.
 
Algo que resulta llamativo de este Concepto es que la Superintendencia da a entender que el artículo 4 de la Ley 2069 de 2020 relativo a la causal de disolución por no cumplimiento de la hipótesis de negocio en marcha se encuentra vigente, aunque también suspendida temporalmente en los términos del Decreto 560 de 2020, lo cual riñe con la posición expresada recientemente por la misma entidad en otro concepto al cual nos referimos hace poco, en el que decía que mientras que dicha ley no se reglamentara por parte del Gobierno nacional, no podía estar vigente.